Alzheimer, un problema socio-sanitario al que hay que prestar la atención que se merece

publicado a la‎(s)‎ 30 ene. 2012 13:50 por Carlos del sol   [ actualizado el 30 ene. 2012 14:21 por Carlos del Sol ]
Científicos e investigadores insisten en que el manejo y la investigación en torno al Alzheimer debería ser un asunto prioritario.

El Alzheimer representa una de las causas de invalidez, dependencia y mortalidad más frecuente en los mayores, principalmente a partir de los 60 años. Es la causa más frecuente de demencia en Europa y, quizá, la enfermedad neurodegenerativa más conocida en todo el mundo. Alrededor de 26 millones de personas padecen EA, una cifra que se triplicará para el año 2050.

En España, el Alzheimer afecta a aproximadamente 800.000 personas, de las que tan sólo 600.000 están diagnosticadas. Se calcula que padece esta dolencia entre el 5 y el 7 por ciento de los mayores de 65 años y en torno al 20 por ciento de los mayores de 80. Cada año se manifiestan 100.000 nuevos casos, y la prevalencia irá en aumento hasta duplicarse en 2020.

Este fuerte incremento responde al envejecimiento progresivo de la población. Su prevalencia asciende al mismo ritmo que aumenta la esperanza de vida, a pesar de la mejora de la asistencia sanitaria y de las técnicas de diagnóstico. Las sinergias con síntomas propios y asociados al envejecimiento continúan retrasando el diagnóstico de la enfermedad (sólo se diagnostica el 56 por ciento), que aún sigue siendo tardío, tanto en España como en el resto del mundo.

En el marco del "Año Internacional para la Investigación en Alzheimer y Enfermedades Neurodegenerativas" los expertos insisten en que es muy importante realizar el diagnóstico más precozmente "ya que los tratamientos que tenemos son más eficaces en los primeros estadios, retrasan la progresión de la enfermedad y nos orientan en la definición del perfil de paciente".

De hecho, la comunidad científica está intentando desarrollar nuevos criterios que permitan diagnosticar la enfermedad en las fases más incipientes, cuando el paciente apenas presenta síntomas. Las lesiones del Alzheimer se inician, por término medio, hacia los 50 años, aunque los síntomas no van a aparecer en la mayoría de los casos hasta 20 ó 30 años después. En este largo período de latencia es cuando se debe actuar para disminuir los factores de riesgo. La media de supervivencia de un paciente con Alzheimer es de 10 años pero, según apunta Belén Sopesén, farmacéutica y directora general de Noscira, "su deterioro es constante y grave durante un tiempo muy largo".

"Es una enfermedad con unos costes económicos, sociales y personales muy importantes. Es muy dura, durìsima, para las familias", añade. Se trata de una enfermedad degenerativa, crónica y progresiva, que conlleva una pérdida gradual de la autonomía de los pacientes, pero que tiene también importantes repercusiones en las personas que se ocupan de los enfermos, los cuidadores, y representa un gran problema por su creciente expansión y la ausencia de tratamientos que curen de un modo definitivo la enfermedad.

Volver a la página de noticias

Comments